Crean la Certificación de Sostenibilidad de Cuero Brasileño (CSCB) con el objetivo de que las curtimbres de ese país adopten unas normas de sostenibilidad, que brinden al consumidor final un respaldo del correcto proceso de producción de cuero sostenible y las empresas se fortalezcan en el mercado nacional e internacional. Esta es la primera certificación a nivel mundial que garantiza la producción sostenible, respalde las mejoras económicas, las condiciones de trabajo y el impacto ambiental.

En el programa participan 14 empresas como Vitapelli, Curtume Moderno, Cobrasil, Couroquímica, entre otras, que ponen en estudio la gestión social, económica, ambiental y la sostenibilidad de las mismas, de acuerdo a unas normas establecidas por el Comité Especial de Estudio de la ABNT (Asociación Brasileña de Normas Técnicas) basados en los pilares de sostenibilidad que referencian criterios como el consumo de agua y de energía, las sustancias restringidas, el rendimiento productivo, la gestión de residuos, la relación con los empleados, entre otros temas.

Este proceso fue desarrollado como una iniciativa del Centro de la Industria de Curtimbres de Brasil (CICB) y es el primera certificación a nivel mundial que garantiza la producción sostenible, “El programa seleccionará las empresas que cumplan con los requisitos de sostenibilidad de cuero, formación, la promoción de las mejores prácticas de producción, entre otros temas para fortalecer el cuero brasileño en los mercados nacionales e internacionales” comentó José Fernando Bello, presidente ejecutivo del CICB.