Cueros procesados con curtido al vegetal, con un grano especial que se le hace al cuero de cabra en el proceso de pelambre, que le da a este un efecto aflotado, lo cual lo hace muy natural y algo exótico, esta es la propuesta que presenta la empresa mexicana Cabras Soto, ubicada en la ciudad de León, Guanajuato; con una trayectoria de 50 años en el curtido y terminado de pieles de cabra y mestizo, y un distinguido toque de acabados avejentados para los cueros que se usan en botas vaqueras o línea western. Dentro de México, sus principales clientes se encuentran en Monterrey, Guadalajara y León, siendo así la empresa líder en producción de cuero de cabra en la zona de Guanajuato. El 70% de los cueros que produce esta empresa son usados en productos que luego se venden en los Estados Unidos y Europa.

Presentan líneas con 5 a 7 desarrollos nuevos cada dos meses, además de los 20 a 30 productos que presentan en las dos ferias anuales en que participan en México, nos contó Miguel Ángel Soto, representante de la empresa, en entrevista con la revista STYLE AMERCA Materiales, quien además indicó: «Los productos elaborados a mano o acabados a mano, que están actualmente de moda, son los que más se venden en México, por la moda que está planteando ahorita Europa, que son acabados hechos a mano, muñequeados a mano, con un efecto muy natural». Miguel también comenta sobre la exclusividad en el consumo de piel de cabra, al no haber tantos fabricantes en América Latina, y la ventaja de sus productos frente a esta situación.